Sobre TUPA

Aquí Pablo … tenes un minuto? quiero contar un poco de la historia de TUPA Fotografía. (claramente algo que, entre Juan y yo, debería hacer yo)

Con Juancho nos conocemos hace muchos años, trabajamos juntos en una fabrica, en el sector de mantenimiento. El entró teniendo su otro oficio, la fotografía, y yo que estaba por dar ese mismo salto, dejar todo para dedicarme a las fotos. Hasta ese momento yo no me animaba, y el un día dijo chau… aquí no me quedo… y yo seguí sus pasos, con ese valor que hay que tener para estar sin ese jefe que te asegure pagar tu alquiler.
Con Juan compartimos el deseo por ver y contar lo real, por lo verdadero, situaciones con emoción y el amor por algo, o por alguien.. y hacerlo sin ataduras de ningún tipo, pero no se podía hacer eso… había que pagar el alquiler.

El me llevó a su sociales, mi familia sumo algunos mas y asi arrancamos, cada uno con lo suyo.
Pero habia algo de obligacion en todo lo que haciamos, la necesidad de salir adelante con la fotografia era mayor que el placer de ir a una fiesta de 15.

Ayer escuche una historia que me hace pensar en esto, nada que ver, “Un perro con mucho hambre perseguia a un gato para alimentarse y en un momento, por mas hambre que tenia dejo de correr, se canso… otro perro le preguntó: por que te gano el cansancio y al gato no? Y el respondió: Porque yo corria por hambre pero el gato corria por su vida…”
Bueno, creo que en parte nosotros, como muchos fotografos corremos por nuestra vida, no nacimos en cuna de oro, ni nos compraron los equipos, ni pudimos dedicarnos a nuestro arte con el bolsillo lleno nunca… nunca…

El tiempo pasó… seguimos trabajando muy juntos pero sin un lugar para nuestra pasion original, la que nos hace fotografos desde un primer momento…

Un día le digo a Juan… : Che, tenemos que hacer un emprendimiento que sea solo de lo que nos gusta hacer, aunque nos caguemos de hambre… pero hay que hacerlo, nos va a hacer bien…” y con su mirada de aceptacion me dijo todo… jajaja (juancho no habla mucho pero dice todo)
Pensamos en un nombre… algo que nos unia, buscabamos ese punto unico donde las dos lineas se cruzan, tratabamos de reconocer cual era.
Despues de un breve debate coincidimos… Amamos los sentimientos verdaderos, la pasion, la musica, el arte, las historias que defienden los valores perdidos y en todos estos casos defender a sus representantes, los artistas, que ellos puedan a travez de nuestros ojos contar su verdad, hacerla eterna y visible.
Con el emblema de los pueblos Originarios como estandarte de esta revolucion que propusimos buscamos nombres y ahi nos llegó la palabra “Tupá” Que significa 2 cosas: En Guaraní es el díos de la Luz, el Sol. Y en Aimara significa encuentro…
Habiamos encontrado el punto de encuentro de nuestra luz y su nombre… TUPA – Fotografía. Y con la ayuda del amigo del alma Joni pudimos darle un simbolo a nuestro pensar y sentir.
Hoy no puedo dejar de pensar en que tantas veces reimos, lloramos, nos peleamos, nos admiramos mutuamente, pero libres.. porque este espacio que creamos nos lo da.

Desde ese día le dedicamos nuestros mejores sentimientos y esfuerzos y calidad… y TUPA no para de crecer. Muuchisimas veces resignando el precio de nuestro trabajo para mantenernos cerca de un escenario, otras veces haciendo valer nuestro estilo e intencion ante quien no supo entenderlo.
Todo fue crecimiento… nosotros seguimos fieles a nuestra mirada y nuestra intencion y andando los melones se acomodan solos…

Hoy tenemos una sucursal… Yo me mude con mi familia a Cordoba, y Juan sigue viviendo en Buenos Aires.
Esto nos acerca a nuevos horizontes y nos mantiene igual de cerca de los antiguos clientes y oportunidades. Vamos por mucho pero mucho más, por más revoluciones, por más escenarios, por más apasionados, por más arte.

Hoy apostamos fuerte, con el corazon en la mano:

TUPA es y será…  LA REVOLUCION DEL ARTISTA.